El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

La gran mayoría de los niños de padres separados terminan con problemas por culpa de los jueces y madres que impiden las visitas a sus hijos.

El egoísmo y el odio hacia su expareja, hace que los niños sean interpuestos en los conflictos terminando con depresiones y trastornos que les impide estudiar y formarse, necesitamos que esto se corte y que los niños gocen de todo lo que cualquier padre o madre les aporta en su vida.

Así mismo hacemos un llamamiento a los jueces para que juzguen con igualdad y que los niños no se sientan marginados por la justicia.

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

formulario de contacto

HAZTE SOCIO Y RECIBIRAS MAS INFORMACION A TU E-mail .

ContactoINJUSTICIAS

queremos ser padres de familia, no padres economicos.

custodia compartida YA!, cuenta corriente compartida NO! solamente importa el dinero, !no¡ al maltrato del menor, el también necesita a su padre a igual que a su madre.

por que un padre es bueno mientra dura el matrimonio, y sin embargo es malo, maltratador y violador cuando se rompe?.

el que entienda esta pregunta que mande un E-mail con la respuesta.

que hay de los abuelos, no tienen derecho a ver a sus nietos?

 

Padres separados

Sin ánimo de polemizar y sin mezclar asuntos, quiero reflexionar sobre lo difícil que es ser hoy día padre separado. Sobre todo en el caso de los bebés, cuando el régimen de visitas roza la crueldad. Es muy difícil exigir una paternidad responsable y a la vez condenar a los hombres a ser meras presencias de fin de semana.

Conozco a algunos padres que sufren lo indecible porque no pueden ver a sus hijos, incluso viviendo a pocos metros de sus casas. Algunos de ellos, como el que me envía el artículo que reproduzco más abajo, aboga por la custodia compartida. Este tema es muy delicado y hay quien sostiene que no es bueno para un niño tener dos hogares. Otros defienden que lo malo es tener sólo uno, como si el otro no exisitiera.

En cualquier caso, estas circunstancias merecen una reflexión. Yo no sé qué debe ser que de repente todo cambie y no puedas darle las buenas noches a tu hijo como solías hacer cada día. Pero quienes me lo han contado dicen que es de las peores cosas que te pueden suceder.

Y, siguiendo con el ánimo de no polemizar, explicaré que tengo un vecino de 36 años con el que a veces hablo de estos temas. Es tan inteligente como misógino, aunque ambas cualidades me parecen incompatibles. Digamos que tiene una inteligencia selectiva (algo que tampoco me suena muy compatible, pero bueno...). El caso es que me gusta charlar con él y escuchar los disparates que suelta. Normalmente no tengo acceso a semejantes burradas y a todos nos consta que algunas de ellas están bastantes extendidas.

Pese a todo, a veces me hace reflexionar. Hace años que hablamos del tema de los hijos y el manido y supuesto miedo de los hombres al compromiso. La teoría de X es que muchos no quieren comprometerse con una mujer que va a desear un hijo pronto y que, después, si todo va mal se va a quedar con la casa, la paga y, sobre todo, con el hijo. Le hubiera soltado más frescas de las que largué si no hubiese sido porque insistió en el hijo.

Y es que estos niños hijos del baby-boom también lo han sido de muchos padres separados. Y eso debe de habernos marcado. En "Las invasiones bárbaras" se trataba este tema y fue, precisamente, el que más me gustó de la película, la historia de ese ambicioso joven y su novia. Ambos prefieren la seguridad a la pasión, porque no quieren que sus hijos sufran lo que ellos padecieron por la "bohemia" de sus padres.

Como decía, son sólo reflexiones, cosillas que flotan en algunas tertulias de treintañeros, además del debate de las bodas gays y el precio de la vivienda. De la comisión de investigación del 11-M en los bares de mi ciudad no he escuchado una palabra.